Venta en línea de antiguedades desde Concepción a todo Chile
Antiguedades en Chile.cl
CATÁLOGO


Blog de Antiguedades en Chile

 

Blog de Antiguedades

MEISSEN, LA PRIMERA PORCELANA EUROPEA.

MEISSEN, LA PRIMERA PORCELANA EUROPEA.

      O EL ENCUENTRO DE DOS  SERES EXCESIVOS.

 

   Generalmente cuando se piensa o habla de “arte”, nuestra mente se dirige inconscientemente a las grandes obras pictóricas, escultóricas o cualquiera de las llamadas Bellas Artes, sin embargo la porcelana no es asociada a una obra de arte en nuestra mente, a lo sumo pensamos en vajillería más o menos suntuosa.

 

   Pero la porcelana, ebanitestería, platería u otras de las llamadas Artes Decorativas o Menores, por su excepcional calidad  son Arte, pero también entran dentro del rango de antigüedades.

 

  Difícil es pensar que en alguna época de la historia la porcelana valía más que el oro, siendo aún más escasa y rara, o que una colección de vasijas y objetos de porcelana se cambió por un  regimiento de Infantería. Lo que hizo en 1717 Augusto el Fuerte al cambiarle a Federico Guillermo de Prusia 600 soldados de su ejército por 127 piezas de porcelana que habían pertenecido a su padre y que rivalizaban con su colección.

 

  Augusto II el Fuerte príncipe elector de Sajonia, y rey de Polonia era un ser especial, de fuertes apetitos ya sea mujeres, oro, poder o su amada porcelana, la que en esa época era un símbolo de status mayor aún que tener un jet privado y un Rolls en la actualidad. Para Augusto la posibilidad de encontrar el “arcano” que le diese la posibilidad de producir y poseer porcelana era una idea que le apetecía mucho, sin embargo era una posibilidad remota para esa época  puesto que desde el renacimiento con la llamada porcelana de los Médicis, se venían haciendo intentos por  lograr producir verdadera porcelana, lo que tenia a científicos, filósofos y alquimistas tratando de encontrar el secreto alquímico o arcano para producir esta sustancia.

 

   Es  largo detallar  la vida de Augusto y de Johann Böttger antes de que “coincidiesen” y se empeñasen en conseguir la porcelana, u oro blanco como se le llamaba en su tiempo.

 

 Böttger era lo que en tiempos actuales llamaríamos un joven problemático, dispuesto a meterse en muchos líos para  conseguir sus fines, es así que pese a su formación como boticario y a tener un futuro bastante bueno como profesional se obsesionó con la idea de ser alquimista y transmutar el plomo en oro, según dicen hizo experimentos y mediante engaños logro persuadir a algunas personas para que financiasen sus investigaciones,  pero la información se difundió y llegó al Rey de Prusia quien le ordenó al boticario del que era aprendiz que lo llevase a la corte para repetir el experimento , sabiendo Böttger que había manipulado los resultado y conociendo el carácter violento de su rey tuvo que huir de Prusia esa misma noche.

 

Como el alquimista no se presentó en la corte el rey ordeno detenerle ofreciendo una alta recompensa por él, sin embargo Johann logró evadir a sus perseguidores y cruzar la frontera hacia la ciudad sajona de Wittenberg donde se matriculó en la escuela de medicina, las noticias de su arribo a Sajonia llegaron a  Federico quien mandó a uno de sus oficiales de confianza a que le prendiese y trajese a Berlín, pero como era otro país se tuvo que pedir permiso a las autoridades locales para proceder a su arresto , ante lo infrecuente de la petición el encargado de la ciudad se comunico con la corte en Dresden comunicándoles además la historia de J. Böttger, el que tras enterarse de que le seguían escribió una carta a Augusto pidiéndole protección, pararon muchos meses en estas lides, puesto que  Augusto quería el oro que le podía producir este alquimista, pero no quería un incidente  con   Prusia cuando como rey de Polonia ya estaba en guerra. Es por ello que descubrieron que Böttger no había nacido en Prusia sino  que en dominio de Augusto, lo que le convertía en súbdito sajón, lo que le permitía  reclamarle como uno de los suyos además de la solicitud expresa de protección que había recibido del implicado.

 

  El 28 de noviembre de 1701, a los19 años, arribó Johann Frederick Böttger a Dresden donde se le condujo a la Casa del Oro- que en parte de sus dependencias tenia un laboratorio apropiado para los experimentos-, donde  se le encarceló ya que Augusto había decretado que sería prisionero hasta que rebelara el secreto de la fabricación del oro.

 

  Pese a sus excesos Augusto era un sagaz monarca que estaba interesado en desarrollar la industria, economía y comercio en su reino tras los daños producidos por la guerra de treinta años es por ello que contrata al prestigioso noble y científico Ehrenfried  Walter von Tschirnhaus para que desarrollase la minería e industria, lo que hizo, pero su gran anhelo era desarrollar la porcelana la que era buscada y coleccionada por Augusto con pasión. Es así como dos personalidades y caracteres tan diferentes como Böttger y Tschirnhaus buscaban con igual ahínco dos arcanos diferentes, pero igualmente deseados por el monarca, el primero transmutar el plomo en oro y el segundo transmutar la arcilla en porcelana.

 

  El confinamiento de Johann fue severo, puesto que sólo podía hablar con cinco personas sus tres ayudantes y sus dos custodios de la corte, esto afectó gravemente a Böttger, quien tuvo una seria depresión, dándose a la bebida y a los ataques de histeria, para Augusto estas conductas eran un simulacro por lo que hizo que se la sacase de la Casa del Oro y se le llevase a la prisión de Königstein, pero esto no mejoró la salud mental de Johann, al contrario la empeoró ante lo cual el elector de Sajonia hizo que se le trasladase al palacio, con menos guardia y acceso limitado a otras personas; Böttger estuvo durante años  tratando de encontrar la piedra filosofal, pero no lo logró y Augusto había perdido la paciencia cuando un anciano y cansado Tschirnhaus le convenció que los conocimientos químicos de Johann eran notables y que podía ayudarle a desentrañar el secreto de la porcelana con eso Johann conservaba su vida, el rey su prestigio y lograba compensar el dinero invertido que en dinero de hoy era de más o menos 1,3 millones de dólares, es así como en 1705 aún como prisionero es trasladado al castillo de Albrechtsburg situado sobre una colina en la ciudad de Meissen.

                                  

 El encierro en este castillo fue muy duro, ya que sólo tenia contacto con sus cinco ayudante, su médico y los dos supervisores de la corte, eran verdaderos prisioneros destinados a desenterrar los secretos de uno de los dos  arcano, el oro o la porcelana, pese a sus penurias Johann se dedico con gran ahínco a descubrir que era lo que hacia que la porcelana de pasta dura o verdadera porcelana fuese translucida, impermeable y de gran finura, lo que la hacia diferente de la loza y porcelana de pasta blanda que se hacia en Europa por ese entonces, es así que llegó a dos conclusiones, la primera era que se necesitaban mayores temperaturas para su cocción sobre los 1200ºC, y la segunda que se requería una sustancia que se cristalizara en la arcilla y le diese las características de la porcelana, por lo que comenzó a experimentar con todas las arcillas a las que tuvo acceso.

 

En un próximo blog se dará más información sobre la manufactura de Meissen, sus obras y creadores.

 

NOTA SI DESEA SABER SOBRE ALGÚN TIPO DE ANTIGUEDADES, POR FAVOR ENVIE SUS SUGERENCIA A NUESTRO MAIL CONTACTO@ANTIGUEDADESENCHILE.CL

Publicado el: 17/03/2011


Retrato de Böttger, realizado en porcelana para conmemorar los 300 años de su natalicio, sobre el único dibujo que se tiene de él.
Retrato de Böttger, realizado en porcelana para conmemorar los 300 años de su natalicio, sobre el único dibujo que se tiene de él.
algunos de los sellos Meissen
algunos de los sellos Meissen
Cuadro que muestra la fugura de Augusto el Fuerte
Cuadro que muestra la fugura de Augusto el Fuerte

AnteriorSiguiente
Antiguedades en Chile
Concepcion Chile
DISEÑO WEB: MASTERNET.CL