Venta en línea de antiguedades desde Concepción a todo Chile
Antiguedades en Chile.cl
CATÁLOGO


Blog de Antiguedades en Chile

 

Blog de Antiguedades

MEISSEN 3, LA PRIMERA PORCELANA EUROPEA

3. MEISSEN, LA PRIMERA PORCELANA EUROPEA.

       O EL ENCUENTRO DE DOS  SERES EXCESIVOS.

 

 

     Augusto zanjó sus problemas políticos al abdicar al trono de Polonia, tras lo cual los suecos dejaron Sajonia, la pérdida de Polonia y los costos de la guerra eran cuantiosos para el rey por lo que decidió que Böttger debía demostrar su valía y ayudarle a recuperar lo que había perdido en la guerra y lo invertido en los experimentos. Es por ello y las promesas expresadas por Johann en sus cartas que decide tener una entrevista secreta con él, la que se realizó en septiembre de 1707, Böttger le convenció que en poco tiempo y con el laboratorio apropiado podía encontrar la formula de la porcelana, el rey se dejó convencer, pero para tener un mayor control decidió que no volviera a Meissen sino que se quedara en Dresden, al poco tiempo tenía preparado el nuevo laboratorio, el que se encontraba en Jungfernbastei o Bastión  de la Doncella, este lugar lóbrego, amurallado y rodeado por el Elba despertaba el temor de todos los que oían su nombre, pero al arcanista no le atemorizaba, al contrario la idea le producía entusiasmo, podía retomar sus investigaciones, por lo que aceptó su traslado con cierto regocijo, continuó con sus investigaciones sabiendo que su vida estaba en peligro pues como le dejó claro Augusto en una visita que le hizo la búsqueda del arcano del oro  era primordial y su vida dependendía de ello.

   Considerando el amor que el rey tenía por la porcelana Böttger decide dedicarse a investigar en la fabricación de porcelana centrando sus investigaciones en una arcilla proveniente de la región de Colditz, que resultó ser caolín  pero esta sola sustancia no bastaba, de ahí que hiciera mezclas con alabastro hasta que en enero de 1708 tuvo resultados y produjo una sustancia traslúcida, blanca, impermeable y que mantenía su forma tras muchas horas de cocción, ahora Johann Böttger tenía el ARCANO DE LA PORCELANA.

   Pese a ello no está contento puesto que su sueño era el arcano del oro es por ello que en la puerta de su laboratorio talló “Dios Creador ha hecho un alfarero de un orífice”; este descubrimiento no marcó el fin de los trabajos de Johann, sino que el inicio de sus investigaciones y trabajos, tenía una sustancia que se parecía a la porcelana, pero ahora tenía que lograr realizar obras como las de los chinos.

 

   En noviembre de 1708 muere de disentería el Barón Tschirnhaus el principal apoyo y uno de los pocos amigos de Johan, quien le consideraba su mentor y a quien quería como a un padre, su muerte fue un duro golpe para todos, incluso para el rey puesto que le había ayudado más que nadie a impulsar la industria sajona.

 

   Pero aún quedaba un problema por resolver, los hornos de cocción de los biscochos, los que no lograban altas temperaturas necesarias, se construyó un nuevo horno pero aún no era apto para cocer nada más grande que un azulejo de ahí que  Böttger hace que su gente haga arder el horno ininterrumpidamente durante seis  días  estando a punto de hacer arder el Jungfernbastei, pero logro la temperatura e hizo llamar al rey quien se asombró por las altas temperaturas y el color blanco de las paredes del horno, Johann hizo sacar una gaceta refractaria en cuyo interior había una pequeña tetera la que por las altas temperaturas tenía un color rojo, la tomó con unas pinzas y la arrojo a una cubeta con agua fría haciendo estallar el agua, el rey le dijo que iba a destruir la pieza pero Böttger le dijo que debía pasar esa prueba una vez  que estuvo fría e intacta se vio  que era porcelana pero tenia un problema de brillo, el rey ordeno que se la volviese a poner en el horno y que no se sacaran las piezas hasta que el horno no se enfriara por solo, pocos días después regresó Augusto y se abrió el horno dentro del cual había varias piezas de porcelana sin esmaltar y de gres rojo, el rey tomo la tetera que había visto a medio cocer y se mostró satisfecho con los progresos obtenidos, sólo entonces reparo en las condiciones inhumanas en las que trabajaban Böttger y sus hombres ante su horror Johann dijo que sus hombre y él harían lo que sea por Su Majestad, Augusto replico que tendrían su bendición y su sustento, es así como al poco tiempo llegaron ropas y calzados para reemplazar los harapos que  Böttger y su gente habían llevado por meses y como a los trabajadores se les empezó a pagar un pequeño salario, pero las condiciones laborales y de encierro no mejoraron, durante un año Johann siguió con sus experimentos hasta quedar satisfecho con sus progresos.

 

   En marzo de 1709 le escribió al rey diciéndole que estaba en condiciones de fabricar “fina porcelana blanca con el esmaltado más fino y dibujos tan buenos como los de China, si no mejores” en esa carta además  dio a entender que la porcelana era un tesoro tan preciado y valioso como el oro y que había cumplido con su promesa y que por lo tanto se le debía conceder su libertad, como en la gran mayoría de sus afirmaciones Böttger había exagerado, puesto que un alto porcentaje de las piezas no resistía el proceso de cocción, el vidriado era de baja calida, no había logrado el esmalte azul, pero creía que con inversión y operarios calificados lo resolvería, Augusto escarmentado con las promesas no cumplidas y queriendo recuperar su inversión le respondió que quedaría libre cuando descubriera el arcano del oro y le fabricara la suma ofrecida con antelación.

 

   Pese a su vida de derroches y dilapidaciones Augusto era cuidadoso cuando se trataba de invertir el erario sajón en industrias por lo que no se decidía a invertir en una fabrica de porcelana, además le preocupaba como mantener el secreto, la obtención de las materias primas  y la administración de la fábrica, Johann la propuso separar los procesos de manera que nadie que trabajara en ellos conociese más que su parte, pero aún dudaba, sin embargo los acontecimientos internacionales llevaron a Augusto a una nueva guerra para recuperar Polonia, pero las guerras son caras, por lo que tuvo que patrocinar a Böttger , quien había hecho progresos importantes sobre todo cuando se descubrió en la localidad sajona de Aue caolín puro el que era más fácil de modelar y por su pureza le otorgaba un color blanco más puro, pero seguía teniendo problemas con el control de las temperaturas.

 

   Augusto dio su aprobación a la creación de la fábrica y nombró director de ella al enemigo de Böttger, Michael  Nihmitz, quien desde ese puesto hizo todo lo posible por socavar la relación entre  el rey y Johann, el médico Bartholmäi fue el encargado de la contratación del personal; Johann Melchior Steinbrück  fue el supervisor de la fábrica, siendo Böttger nombrado supervisor jefe de la misma.

 

   Comenzó La producción, pero como todo en esta extraordinaria historia surgió un nuevo problema lograr alfareros que moldearan las piezas, pese a las proclamas que se hicieron en la plaza de Dresden nadie se atrevió en esta arriesgada empresa por lo que Johann temiendo que nunca despegara la fábrica logró que Fischer el alfarero de la corte moldease su arcilla roja, pero tuvo que acceder a las demandas de este y pagar el precio exorbitante que pedía, es así como al cabo de pocas semanas tenía un gran stock de piezas las que incluso se tuvieron que guardar en la casa de el doctor Bartholmäi, esto hizo que se considerase en vender la producción que tenían eligiéndose la feria de Pascua de Leipzig para tal efecto, puesto que a ella acudían los nobles y los nuevos ricos dispuesto a comprar cualquier producto de lujo que fuese novedoso, es así como el directorio de la fabrica organizó un puesto de gran lujo en el que exhibir los productos de gres y venderlo, los objetos de porcelana blanca sólo fueron de exhibición en esta oportunidad, este puesto atrajo la atención de los visitantes de la feria los que se maravillaron ante la belleza de los objetos mostrados, incluso se lo mencionó en los periódicos, pero como en todo lo que le pasaba a Johann, se vendió menos de  lo previsto y acabaron con pérdidas, pero sin embargo esta muestra se considera el inicio de la fabrica de Meissen la que el año pasado cumplió 300 años de vida.

 

  Sin embargo los directivos de la fábrica contrataron vendedores para que mostraran y vendieren los productos en las diferentes ferias que con motivos de variadas celebraciones religiosas o civiles se realizaban en los diferentes reinos germanos, los prusianos fueron los más sorprendidos con los logros de Böttger.

 

   Pero el espacio era un problema vital ya que aún no se entraba en plena producción de la porcelana blanca y en el Bastión no había espacio para almacenar lo producido, es así que se decidió trasladar la fábrica desde Dresden a Meissen al abandonado Albrechtsburg, ya que por su emplazamiento era fácil proteger el secreto del arcano de  la porcelana, lo que se realizó en junio de 1710, pero por orden de Augusto  Böttger se quedó prisionero en Dresden en búsqueda del arcano del oro.

 

   En los años siguientes con Johann aún retenido en Dresden se produjeron una serie de problemas, debido a la inepcia de este como administrador y en todo lo relativo al manejo de fondos, las pocas ventas y la escasa o nula llegada de dinero y salarios de parte del rey, pero sin embargo el gran culpable de estos problemas fue el director de la manufactura Michael  Nihmitz, quien lo único que hacia era indisponer al rey con Johann y culpar a este de malos manejos económicos e incluso de malversación, hecho que más tarde se comprobó que  Nihmitz había realizado al derivar muchos de los recursos reales y salarios de Böttger y sus trabajadores a sus bolsillos. Además Augusto se apropio en esos primeros años de más de 800 pieza de porcelana roja lo que mermó aún más los ingresos de la fábrica agravando los problemas económicos de esta.

 

   Pero el mayor problema era la corrupción imperante en la fábrica, puesto que Nihmitz robaba todo lo que podía, ya sea de los dineros que enviaba el rey o del producto de las ventas otro ladrón de importancia era el contable de la fábrica Mathis, sólo estaban exentos del robo Steinbrück y el doctor Bartholmäi; a ello hay que sumar los numerosos intentos de robo de la formula por parte de los otros reinos alemanes y de países de Europa, sin embargo pese a todos los resguardos, Johann fue traicionado por su ayudante Kempe, quien huyó de Desden a Prusia donde lo habían sobornado y donde ayudó a crear la fábrica de Plaue la que empezó a competir en la producción de porcelana roja con Meissen, pero con productos de menor calidad técnica y artística, lo que hizo que se tomasen más resguardos.

 

     En un próximo blog se dará más información sobre la manufactura de Meissen, sus obras y creadores.

 

NOTA SI DESEA SABER SOBRE ALGÚN TIPO DE ANTIGUEDADES, POR FAVOR ENVIE SUS SUGERENCIA A NUESTRO MAIL CONTACTO@ANTIGUEDADESENCHILE.CL

Publicado el: 09/06/2011


Foto de una de las creaciones originales de Meissen
Foto de una de las creaciones originales de Meissen
Las primeras piezas eran talladas, puesto que no se podían pintar
Las primeras piezas eran talladas, puesto que no se podían pintar
Parte superior de un contenedor
Parte superior de un contenedor

AnteriorSiguiente
Antiguedades en Chile
Concepcion Chile
DISEÑO WEB: MASTERNET.CL